Receta de las auténticas Pepparkakor

Hoy os traemos la receta de una de las mejores galletas suecas: las pepparkakor o galletas de jengibre. Desde hace cientos de años los suecos elaboran estas galletas especiadas en la época de Navidad, para disfrutarlas en familia con un café o un vino caliente. Cuando empezaron a elaborarlas, en el s.XIV, eran tomadas como medicina por las clases adineradas, debido a las propiedades beneficiosas del jengibre y a que las especias eran muy caras en aquella época. Aunque su eficacia médica es cuestionable, lo que es innegable es el delicioso sabor de estas pequeñas delicias que seguro no os dejarán indiferentes.

A continuación nos metemos en harina y os dejamos la receta de las auténticas pepparkakor. Antes de nada, deciros que las cantidades de especias son orientativas. Podéis ponerles más o menos en función de cómo os gusten. También el número de galletas varía según el cortador que uséis, cuanto más grande, menos galletas os saldrán. ¡Allá vamos!

Para hacer unas 60 galletas necesitaremos:

  • 500 gr de harina
  • 220 gr de azúcar
  • 100 gr de miel o de sirope
  • 200 gr de mantequilla
  • 1 cucharadita de canela molida
  • 1 cucharadita de clavo en polvo
  • 1 cucharadita de jengibre en polvo
  • 1 cucharadita de cardamomo molido
  • 2 cucharaditas de levadura
  • Media cucharadita de sal de mesa

Empezamos vertiendo el agua, el azúcar y el sirope en una cacerola. Una vez que hierva, lo retiramos del fuego y reservamos. En un cuenco a parte, mezclamos la mantequilla con las especias y vertemos la mezcla de agua y azúcar anterior hasta que la mantequilla se derrita. Dejar reposar hasta que adquiera temperatura ambiente. Una vez esté en la temperatura adecuada, le añadimos la harina y levadura tamizadas. Amasamos hasta que se forme una masa homogénea y una vez estén bien ligados todos los ingredientes, formamos una bola, envolvemos en papel film y dejamos reposar en la nevera entre 2 horas y toda la noche.

Una vez haya reposado la masa, la colocamos entre dos papeles de hornear y estiramos con el rodillo hasta que tenga una altura de 3 mm.En este momento ponemos a calentar el horno a 200º. Cortamos la masa con moldes metálicos y colocamos las galletas en una bandeja de horno cubierta con papel de hornear, dejando un espacio entre ellas ya que suelen crecer un poco.

Hornear unos 4-6 minutos, vigilando que no se quemen. Sabréis que están hechas cuando los bordes empiecen a dorarse.

Galletas de Jengibre Pepparkakor suecas

Y si queréis hacerles un glaseado para decorarlas, necesitaréis:

  • 1 clara de huevo
  • 300 gr de azúcar glas
  • unas gotas de zumo de limón

Batimos la clara a punto de nieve e incorporamos el azúcar hasta que esté bien ligado. Como quedará muy espeso, vamos añadiendo gotas de limón poco a poco, para que no quede demasiado claro. La consistencia ideal es la de la pasta de dientes. Podéis separar el glaseado y añadirles colorantes para hacer decoraciones diferentes.

Y el último paso: ¡disfrutar! Ya veréis como no podéis dejar de comerlas.